NUESTRA HISTORIA...

Candycupcakes inicia de una forma no planeada, todo comenzó un día cuando acompañé a mi mamá a realizarse unos exámenes médicos, cuando salimos de allí mi mamá me dijo que la acompañara a comprar un aceite de coco a una tienda de productos saludables, la administradora de la tienda le preguntó a mi mamá que en que utilizaba este producto, mi mamá le contó todo lo que ella nos preparaba con este aceite, y los cupcakes eran uno de ellos, la administradora le preguntó  si le quedaban ricos los cupcakes, ella le dijo, creo que sí, mi mamá le dijo que preciso  llevaba unos en su bolso, pero  que  iban un poquito estripados.  ¡qué vergüenza!

Acá debo hacer un paréntesis, mi mamá son de esas pocas madres que no le gustan que uno coma en la calle, entonces ella siempre que salimos nos lleva en su bolso alimentos preparados por ella, para cuando nos de hambre en la calle, al  principio me daba un poco de vergüenza pero ya me acostumbré, bueno, pues si ella lleva desde el desayuno hasta sus onces para la universidad, entonces porque yo iba a sentir pena… retomemos, la administradora probó los cupcakes y le encantaron tanto que le dijo que por que no los vendía en esa tienda, y debo decir que era una tienda muy reconocida por los “famosos de la farándula”.

Al principio mi mamá lo dudó mucho, unas semanas después llamó a la administradora y le dijo que aceptaba venderlos allá, entonces un día fuimos a comprar los capacillos para los cupcakes y mi mamá me preguntó si me gustaría hacer cupcakes de dulces, al principio le dije que no, ya después me animé y los que iba haciendo comencé a venderlos con mi hermano en el colegio, pero la verdad yo dije, yo creo que regresaremos a casa con todos estos cupcakes, pero… 

 El primer día vendimos casi todos lo que había llevado, me seguí animando y fui haciendo más y le propuse a mi hermano que yo los hacia y él los vendía  y se volvieron a vender todos, entonces pensé que sería bueno venderlos por Facebook e Instagram, el primer pedido me lo hizo un compañero de la U de mi mamá y era él, el que más  pedido me hacía por no decir que era casi el único que me compraba; ya por estos medios fue y ha sido más difícil de lo que pensé,  pues en el colegio todos nos conocían, acá tocó más duro, a veces pasaban más de un mes sin vender una sola caja, ya después mi mamá que no sufre de pena, empezó a ofrecerlos en la universidad y gustaron mucho, empezamos a despegar un poquito más.

Quise hacer mi propio fondant me parecía fácil, pero fue un desastre quedaba pegajoso no lo podía moldear, empecé hacerlos al principio de vainilla y chocolate, después de hacer cursos, de hacer muchas pruebas, pero muchas… ya los hago de diferentes sabores, y ahora también con rellenos, nuevos diseños; al principio los vendía en cajas plásticas pero mi mamá siempre vive preocupada por lo de medio ambiente y me decía que había que cambiar los empaques.

Ya que ella son de esas mamás que lo hace llevar la basurita en el bolsillo hasta la casa, si no hay una caneca donde arrojarla, la que le echa “sermones” del desperdicio del agua, la que nos hace reutilizar los cuadernos de años anteriores y como el ejemplo empieza por casa ella reutiliza los cuadernos de la universidad también, entonces como le digo que no, al principio no me gustaba todo eso, pero ya he ido entendiendo y creando más conciencia de todo esto, entonces  después de mirar muchas opciones, que creen…

 Mis papás consiguieron unas cajas de cartón para cupcakes aptos para alimentos y lo mejor  es que son en papel ecológico  elaborado a partir del bagazo de la  caña de azúcar, ya mi mamá y yo estamos más tranquilas; cada vez voy mejorando más la técnica, ya no sólo los hago de fondant sino también de crema chantilly,  que ni les cuento todas las pruebas que nos tocó que hacer para colocar este ingredientes en los cupcakes, y ni hablar de la inversión que nos ha tocado hacer para aquellos de las materias primas, ahora nuestro siguiente paso es crear la página web que ha sido de mucha dedicación, pero mi objetivo es que con todas estas mejoras siguieran así de ricos pero eso sí que no fueran tan costosos para los clientes como en otros lados, porque mi objetivo es mejorar cada día más pero sin perder la calidad y continúen siendo asequibles para mis candyclientes , y esta es la historia de candycupacakes, y tengo fe que con la ayuda de Dios y de Ustedes vamos a crecer cada día más.

×